Diseño industrial mexicano de calidad internacional


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Dulce Miranda, adaptado por Bruno Abraham López Berumen

Egresado de la licenciatura en diseño industrial impartida en la Universidad Iberoamericana (Ibero), campus Ciudad de México, el capitalino Daniel Rodríguez siempre quiso una profesión donde la ciencia y el arte se mezclaran; sin embargo, no sabía cuál era la carrera que podía ofrecerle esta característica.

“Lo más curioso es que yo no tenía la menor idea de lo que era diseño industrial. Sigue siendo algo muy nuevo y hay mucha confusión al respecto. Cuando estaba en la preparatoria quería una disciplina que incluyera ciencia y arte, me interesaba arquitectura e ingeniería, pero más bien buscaba algo que estuviera justo en medio”.

Desde que ingresó a la licenciatura, Daniel se inclinó por el diseño de transportes como rama predilecta, porque, entre otras cosas, la industria automotriz tenía gran relevancia en la economía mexicana.

“Cuando estudiaba, a finales de la década de los 80, con la firma del tratado de libre comercio, el mercado estadounidense se abrió, sobre todo la industria automotriz, y muchas compañías empezaron a construir plantas en México. Yo veía que eso era el futuro y comencé a estudiar sobre diseño de transportes”.

Su experiencia laboral como diseñador de transportes inició con la creación de piezas automotrices para distintas armadoras en la empresa 3M; después, ingresó a Dina, donde colaboró en el diseño de autobuses junto con un equipo de ingenieros. Durante este periodo, entendió que en México no desarrollaría todo su potencial.

Para alcanzar su objetivo, solicitó una beca en la Universidad de Kioto, ofrecida por el ministerio de cultura japonesa, para estudiar una maestría en diseño de producto. Pese a los pronósticos negativos, fue aceptado en la institución.

Luego de trabajar un tiempo, en Kinkisharyo (empresa dedicada a la fabricación de trenes) recibió la oferta de un contrato definitivo como diseñador de estos vehículos. En su trayectoria en Kinkisharyo, Daniel Rodríguez ha diseñado transportes para distintos países, como el tren ligero de la ciudad de Seattle, el tren para la agencia Metro en Los Ángeles, ambos en Estados Unidos; el metro para El Cairo, en Egipto, y el mismo sistema para Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos.

Su último proyecto fue el metro para Doha, Catar, que le valió ser reconocido, en 2017, con los premios internacionales de diseño Red Dot Design Award e iF Design Award.

“Originalmente mi propuesta para Doha no se presentaría, porque ahora tengo un puesto de gerencia y mi trabajo es más bien supervisar el diseño, dirigirlo, pero el cliente la vio y se ‘enamoró’ de ella. Para mí es un gusto que mi trabajo esté en otros países, me siento como cuando viajas al extranjero y compras un recuerdo porque quieres tener una conexión con el lugar; es especial cuando no es algo que te llevas, sino que dejas, la conexión que yo siento con esos lugares es muy fuerte”, compartió Daniel.

Ahora, con el conocimiento que tiene sobre los servicios de transporte público de distintas naciones, considera que en México hace falta un sistema de movilidad del cual los habitantes se sientan orgullosos y los represente como sociedad. Aunque Daniel Rodríguez consolidó su carrera en Japón y es el país donde decidió establecerse de forma definitiva, jamás olvida su origen y espera diseñar, algún día, un tren para México.

Respecto a los japoneses, quienes son conocidos en el mundo por su disciplina en cualquier ámbito, Daniel respeta su labor y opina que sus compatriotas no están alejados de trabajar con el mismo compromiso y calidad que los nipones.

“Siento que las prioridades en México deben cambiar, si solo crece la industria manufacturera, no habrá seguridad de que las fuentes de trabajo generadas se queden en el país. Por otro lado, el diseño de cualquier objeto expresa una forma de ser; en México no somos como los alemanes o como los ingleses, pero usamos objetos hechos por personas de esos países, por eso estamos perdiendo nuestra cultura, si perdemos eso, perdemos lo que somos. Es prioritario incentivar la labor del diseñador industrial a cualquier nivel”, concluyó Daniel Rodríguez.

Miranda, D. (19 de 05 de 2018). CONACYT Prensa. Obtenido de http://www.conacytprensa.mx: http://www.conacytprensa.mx/index.php/sociedad/personajes/21600-daniel-rodriguez-disenador-sin-fronteras

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *