Mi experiencia como estudiante asociada a proyectos de investigación

Mireille Salas Crisóstomo

     Mi nombre es Mireille Salas Crisóstomo, estudiante del noveno semestre de la Licenciatura en Médico Cirujano de la Universidad Anáhuac Mayab. Me gustaría compartir con ustedes cómo mi experiencia como alumna asociada a proyectos de investigación científica ha enriquecido mi paso por esta universidad, tanto profesional como personalmente.

     Mi interés por la investigación científica nació cuando cursaba la preparatoria al leer los materiales de mis clases de biología y descubrir los diversos estudios necesarios para llegar a un conocimiento completo en ramas como la fisiología o la patología. Esto me alentó a querer ser una de esas personas que se dedican a hacer ciencia y, de esa manera, aportar algo útil para mi entorno. Fue cuando ingresé a la licenciatura, en agosto de 2013, cuando tuve la oportunidad de integrarme a un equipo de investigación en el que he permanecido por los últimos 4 años. Todo comenzó apenas unas semanas después de haber entrado a clases, cuando algunos compañeros que ya pertenecían al equipo de investigación, me invitaron a  asistir a una reunión introductoria con el Dr. Eric Murillo Rodríguez, quien es Coordinador de Investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Anáhuac Mayab, líder del Laboratorio de Neurociencias Moleculares e Integrativas y mi asesor principal. En dicha reunión, el Dr. Murillo nos explicó las responsabilidades y oportunidades que implicaba pertenecer a ese grupo.

     Específicamente, ser parte de nuestro equipo requiere, entre otras cosas, asistir a reuniones semanales para organizar el trabajo y tener seminarios, participar en actividades bimestrales o semestrales organizadas por la universidad y colaborar en un proyecto específico de investigación, o bien, desarrollar uno propio. En mi caso, opté por la segunda opción, desarrollando el proyecto  “Caracterización del fármaco Primidona en el ciclo sueño-vigilia de la rata”.  Como parte de nuestro proceso de formación, los integrantes somos capacitados en una serie de metodologías y técnicas que aplicamos para obtener datos y analizarlos.  Entre dichas hbailidades se encuentran el manejo y cuidados de animales del laboratorio, la ejecución de cirugías estereotáxicas en roedores, la realización de estudios de polisomnografía y su análisis, así como técnicas de laboratorio como la  inmunohistoquímica, el western blot, y la microdiálisis. Entre las oportunidades que se nos ofrecen están participar como coautor en publicaciones científicas (por ejemplo, artículos originales, de revisión y divulgación o capítulos de libros), acudir como ponente a congresos y reuniones científicas nacionales e internacionales, integrarse a programas de impulso a jóvenes investigadores organizadas por instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), la Academia Mexicana de Ciencias y la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior del Estado de Yucatán (SIIES), así como realizar estancias de investigación científica en instituciones mexicanas y del extranjero.,

     Mi proceso de formación científica en el equipo de investigación ha sido gradual y ordenado y se ha basado en un plan que el Dr. Murillo y yo trazamos cuando me integré. Él me orientó y brindó las herramientas necesarias para alcanzar las metas que nos propusimos, pero otros investigadores y profesionales de diversas instituciones también contribuyeron a mi formación profesional y a mi desarrollo de competencias técnicas especializadas. Así es como llevé a cabo varias estancias de capacitación: en la Unidad de Trastornos de Movimiento y Sueño del Hospital Dr. Manuel Gea González, de la Ciudad de México, bajo la supervisión del Dr. Óscar Arias Carrión; en el Departamento de Neurología de Beth Israel Deaconess Medical Center, hospital escuela de Harvard Medical School, en Boston, Massachusetts, EUA, con el Dr. Clifford B. Saper (apoyada por una Beca para Estancias Cortas CONACYT-CONCIYTEY) y, finalmente, en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, de la Ciudad de México, con la Dra. Teresita Corona Vázquez, su directora general, (con una beca del Programa de Investigación Científica del XXVI Verano de la Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias).

     Mi incorporación a diversos programas de detección y formación de talento científico, tanto de la Universidad como externos, también jugó un papel muy importante. De este modo, pertenecí por 3 años consecutivos al programa Impulso Científico Universitario que llevaba a cabo el CONCIYTEY (ahora SIIES) con el apoyo del CONACYT. Como mencioné anteriormente, una beca de este programa me permitió realizar la estancia en la Universidad de Harvard. También tuve la oportunidad de presentar un cartel con nuestros resultados de investigación en la reunión anual de la Society for Neuroscience  de noviembre de 2016 en San Diego, California. Hasta el momento, he participado como coautora en tres artículos originales  y en un capítulo de un libro internacional publicado por la prestigiosa editorial Springer..

     Todas estas experiencias han hecho tal diferencia en mi formación profesional, que hoy no puedo imaginar mi vida si no hubiera decidido asociarme a un equipo de investigación. Agradezco  a la Universidad, mi asesor y los distintos programas que me han apoyado el haberme brindado estas grandes oportunidades. Lo más importante ha sido el conocer asesores, compañeros, estudiantes y ahora amigos, que son ejemplo para mí. El tiempo que he dedicado a estas labores además de a mis estudios curriculares fue, es, y seguirá siendo una excelente inversión que ha resultado en las mejores experiencias de mi vida. Nadie nace sabiendo; sin embargo, con disposición, compromiso y pasión por lo que haces, más el apoyo de gente generosa y capaz, es posible llegar a donde te propones, por más lejano o difícil que parezca.