Discurso del Rector

 

 

Todos conocemos la crisis económica que viven países europeos.  Déjenme referirme a uno de ellos que conozco un poco más. Cuando el nuevo gobierno español asume el poder en meses pasados y revisa a la baja los presupuestos del Estado en medio de la campaña de austeridad propone 5 puntos.

 

El 5° punto dice más o menos así: “no podemos recortar las inversiones y estímulos a los programas de innovación, pues ellos son la clave para sacar al país de la crisis económica”
Creo que no hay que esperar a contextos económicos catastróficos para darnos cuenta de la importancia de la innovación.  No se puede pensar en el desarrollo de un país o región sin innovación.  Solo con la capacidad creativa se pueden romper paradigmas de pobreza, de estable mediocridad económica y social.

Este impulso al desarrollo requiere de la cuádruple hélice:

  • Empresas innovadoras
  • Gobiernos con políticas que impulsen la innovación y competitividad
  • Sociedad
  • La universidad innovadora

 

Durante los últimos años la Universidad Anáhuac Mayab ha estado trabajando en el ámbito regional con más de 100 empresas, impulsando la innovación al interior de ellas, acompañándolas en diversos programas oficiales como los estímulos a la innovación de la Secretaría de Economía.
Resultado de esta estrecha vinculación empresa-universidad se han elaborado más de 100 proyectos de innovación de los cuales han sido aprobados más de una treintena, es decir, cerca del 35% de los proyectos que han permitido a las empresas obtener más de 90 millones de pesos para seguir impulsando la innovación y contribuyendo al desarrollo del país.

Agradecemos a la Secretaría de Economía federal su compromiso con la innovación y el desarrollo a través de los estímulos a la cooperación empresa-universidad, que verdaderamente han impulsado la innovación, la cooperación entre ambas y la participación activa de la empresa en la universidad y de la universidad en la empresa.

Por parte de la Secretaria de Fomento Económico del Estado hemos encontrado guía segura para lograr este apoyo federal.

 

3. Actualmente la Universidad Anáhuac Mayab recorre 2 caminos:

  • Uno externo:  apoyando la empresa y colaborando con el Gobierno.  Con las empresas hemos logrado crear en la incubadora más de 120 empresas nuevas, muchas de ellas innovadoras.  Ya tenemos en funciones la aceleradora de negocios y próximamente la unidad de transferencia tecnológica.  Las empresas que han recibido financiamiento de estímulos a la innovación han sido más 35 consiguiendo fondos por cerca de 90 millones. 
    Con el gobierno hemos apoyado la difusión de la innovación en las empresas y hemos apostado por programas de una nueva cultura empresarial como el taller “yo emprendo”.
  • Uno interno: en el trabajo interno la universidad se encuentra en un proceso de reorganización a través de  la innovación, soportado en el modelo de Campus de Excelencia.  Sabemos que debemos ser los primeros en innovar en programas, en la organización interna y en la exploración de nuevos caminos para cumplir la misión.

Estamos en una nueva etapa en el País y en el Estado.  Hago un llamado a la autoridades federales, estatales y municipales a:

  • Priorizar el trabajo de inmersión en la innovación. Hacer de esto una política de Estado.
  • Sumar voluntades, coordinando las tres órdenes de gobierno con el sector empresarial, social y las universidades.
  • Crear un auténtico espacio de creación y desarrollo del conocimiento.

 

El nuevo parque tecnológico y de innovación biosustentable que esta mañana nos reúne es la culminación de 5 años de trabajo para crear una infraestructura de innovación y competitividad líder en el sureste.

A través de la innovación, deseamos aportar y contribuir eficazmente al desarrollo y bienestar integral de la región.

El parque recibe su financiamiento de la Secretaría de Economía a quién agradecemos la confianza y a quién aseguramos que es y será una muy buena inversión para el desarrollo, como lo ha sido cada peso que han aportado a nuestra institución. 

 

Hemos rendido cuentas claras y transparentes de cada apoyo recibido y así lo seguiremos haciendo, con el evangelio en la mano “me diste 5 talentos, aquí están otros 5 más”, y en frutos concretos de nuevas empresas innovadoras, proyectos que aumentan la competitividad y más y mejores empleos.

Agradecemos la interacción que hemos tenido con diversos programas,  con el Ayuntamiento de Mérida y con la Secretaría de Fomento Económico.

 

Agradezco también a las empresas, nuestras socias en el parque, por la confianza que nos han tenido. A los consejeros, a los mentores de la incubadora, a nuestros maestros y alumnos que dan vida a todas y cada una de estas acciones encaminadas al desarrollo de nuestra región.

“Vince in Bono Malum”